mar, 30 sep

Ultima Actualización:11:25:36 AM GMT

Ud. está aquí: Columnistas Analisis y Opinión Peor que a Chacumbele

anunciateaqui

Peor que a Chacumbele

E-mail Imprimir PDF

9x9ffluciano (1)Por Francisco Luciano

Al Partido Revolucionario Dominicano (PRD) le cabe el merito de ser la organización de más edad gravitando sobre el escenario político nacional. Es una de las entidades que contribuyó a la democratización del país en la época post Trujillo, ha ocupado cuatro veces la presidencia de la Republica y tuvo mayoría absoluta de las cámaras legislativas durante un cuatrienio.

Su primer gobierno fue derrocado antes de que cumpliera ocho meses con la colaboración de una parte de sus dirigentes. Salio de sus filas el único presidente de la republica que que se ha suicidado, según el criterio de mucho, acorralado ante las amenazas de que sería desconsiderado por el compañero de su partido que le sucedería. Produjo al único ex presidente de nuestra historia procesado y condenado por corrupción, gracias a las intrigas urdidas desde las filas del Partido Revolucionario Dominicano.

Pero como decía mi abuela" cuando la partera es mala le echa la culpa al ...", para explicar la reacciones de la gente que nunca pegan una, pero siempre tienen a quien echarle la culpa de sus errores.

Acontece que la alta dirigencia del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) ha hecho una tradición el acusar a los demás de sus propios errores e incomprensiones, ya que desde que tengo uso de razón nunca han perdido unas elecciones, porque siempre les hacen fraude.

Desde 1986 se han dividido en tres oportunidades, pero nunca por producto de su incapacidad para entenderse o por causa de sus ambiciones desmedidas, eso jamás, esas divisiones las han azuzado sus adversarios políticos.

Se confiesan tan débiles que admiten que sus adversarios pueden jugar con su voluntad y retorcer sus principios achicando su vocación de poder. Siempre de acuerdo sus dirigentes históricos, sus adversarios son quienes fomentan las ambiciones desmedidas de los grupos internos obligándolos a ser un partido macrocéfalo donde todos tienen la capacidad y las condiciones y para dirigir con autonomía su propia tendencia o feudo de intereses.

En una extraña manera de justificar sus errores y ocultar debilidades, acusan a los demás de ser quienes les hicieron asumir la "no reelección presidencial" como una cuestión de principios por más de sesenta años y de imponérsela luego con el deliberado propósito de fragmentarlos.

En la actualidad el culpable de todos sus males, es el presidente Leonel Fernández, a quien le confieren el poder de la divinidad cuando le endilgan ser el armador de todo cuanto ocurre en nuestro sistema de partidos. Es decir, que Leonel es tan fuerte, tan inteligente y tan todo poderoso que toma las decisiones por sus adversarios.

Lo cierto es que esa parte del PRD se ha manejado como una fuerza contradictoria, tanto que desde la oposición se opone a toda iniciativa de quienes gobiernan y cuando les ha tocado ser gobierno lo destruyen todo.

Han desarrollado la capacidad de extrapolar sus problemas internos a toda la sociedad, llevando intranquilidad a la familia dominicana con sus interminables querellas, pretendiendo en ocasiones, como en el caso de la tristemente célebre Ley de Lemas, que sea la sociedad quien resuelva sus carencias institucionales.

Habría que preguntar: ¿Quienes explotaron las granadas en la Junta Central Electoral? ¿Entre quienes fue el tiroteo escenificado en el Hotel Dominican Concorde? ¿Por las diferencias entre quienes se produjeron el apagón y los tiros en la Cámara de Diputados? Así como ¿Quienes propiciaron el más reciente enfrentamiento a piedras, palos y tiros frente al Tribunal Superior Electoral?

¿En qué terminaran esta vez? Nadie puede predecirlo, pero si como decía el líder campesino Dionisio Frías (Míster Beca): "no se sacan la ñeca de la cabeza", les aseguro que en nada bueno.

El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD

Peor que a Chacumbele

Share

Banner