dom, 23 nov

Ultima Actualización:06:57:37 AM GMT

Ud. está aquí: Columnistas Analisis y Opinión Gracias a los Sensatos del 51%

anunciateaqui

Gracias a los Sensatos del 51%

E-mail Imprimir PDF

9x8adolfosuarezDurante los dos últimos años vividos en este destierro económico, estuve albergando la idea de regresar a la tierra que me vio nacer, olvidarme del mal llamado "sueño americano" e irme a labrar esperanzas en mi pequeña y maltratada isla, perdido en la incertidumbre de un país extraño, expuesto y la merced de racistas y renegados de la raza hispana, de gente que se ha olvidado de sus orígenes, su lengua, sus raíces y sus costumbres, adoptando un estilo de vida alienado, criando hijos disolutos sociales, que no pertenecen ni aquí ni allá, verdaderos apatridas, cuyo destino se perfila a engrosar la lista de los pobladores de las cárceles norteamericanas, debido a que los modelos que contemplan están lejos de representar los valores que sostienen una sociedad organizada y con ansias de superación.

En ese dilema me encontraba, mas mire con angustia el panorama político de mi país, contemple un partido desgastado en el poder trillando las sendas de la claudicación ideológica, ahogado entre escándalos de corrupción, dolo, y arrastrando la pesadilla de que representa la cada día más creciente criminalidad, con instituciones de justicia inoperantes, una policía permeada por el narcotráfico, y una prensa amarillista, cebada en el morbo y explotando las ajenas desagracias para subir el ratings.

Observe así mismo al mayor partido de la oposición, dividido en sus entrañas, maniobrando, y capitalizando los errores del partido gobernante, por un lado, mas exagerando en sus denuncias, llegando al colmo de la burda difamación, creando una cultura de chismografía de vecindario, apelando la incultura de un pueblo que se deleita mas en ver insultarse dos comadres en plena calle, que en leer un poema de Salome Urena, o Pedro Mir.

Contemple a los llamados partidos "emergentes" y su desfasado discurso de trincheras, siendo incapaces de ponerse de acuerdo y crear un proyecto común, segados por un egoísmo visceral que les impide deponer sus aspiraciones personales en aras de lograr un mejor país para todos.

Así mismo contemple una iglesia católica hipócrita y banal, un protestantismo clientelista y un sector intelectual independiente amigo de criticar y critica, empero incapaz de abandonar su falsa trinchera intelectualoide y apostar a la creación de un modelo de gobierno acorde con los planteamientos que según ellos serian la solución a nuestros males. Y así, en ese escenario, el PRD se perfilo como la opción más clara de poder, reciclaron la más burda representación de la claque o plebe Quisqueyana y apostando a que ese sector marginado, clientelista en lo más extremo, libertino y desorganizado, sintiéndose representado en la figura de Hipólito Mejía, llevaríamos al gobierno nueva vez, pues la clase dirigencial Perredeísta siempre ha usado a la plebe como plataforma política, la entretiene con pan y circo, y al salir del poder la deja más corrupta, pobre, libertina, desesperanzada y más pobre que antes.

Embargado por ese temor de ver nuevamente en el poder a Hipólito Mejía y a su círculo de corruptos y prepotentes, abandone la idea del regreso a casa, mantenerme aquí, en estas tierras, usar mi pluma para decir lo que nadie se atrevía a decir, y luchar por reunir a los míos fuera de mi amado país, para el cual no veía más futuro que el caos y el desorden.

Llegaron las elecciones y un 51 % de los dominicanos y dominicanas decidieron decir "NO" a Hipólito Mejia y al PRD, mientras un 46% en extremo disgustado y enfurecido alentado por los apóstoles del caos estaban decididos a incendiar el país por los cuatro costados. Hoy ante los vergonzosos hechos protagonizados por la dirigencia del PRD, los escándalos internos, y sus actitudes revanchistas, no me queda más opción que dar las gracias a esos sensatos del 51% (entre los cuales no me encuentro pues no vote) por haber librado a mi amada patria de caer en las manos de Hipólito Mejía y su horda de trogloditas.

Gracias a los Sensatos del 51%

Share

Banner